Van Gogh a través de sus cartas (III)

Para finalizar, y continuando con anteriores entradas, vamos a tratar los dos últimos años en la vida de Van Gogh, el período más productivo del artista. Irónicamente, Van Gogh se encontraba en una institución mental durante el que fuera el período más productivo de su carrera.
Sus escritos durante este período son, al mismo tiempo, poéticos y filosóficos.

En verano de 1888 Van Gogh compró un estudio en una propiedad de Arlés, y en septiembre alquiló todo el edificio. En este edificio Van Gogh trató más tarde de llevar a cabo su proyecto de la Casa Amarilla: una comunidad de artistas que les permitiera vivir juntos y compartir ideas.
Las cartas escritas a su hermano durante estos primeros meses proporcionan información sobre su proyecto y su estado de ánimo.

En fin, para gran regocijo del posadero, del cartero que ya he pintado, de los vagabundos visitantes nocturnos y de mí mismo, me he pasado tres noches seguidas pintando, y me he ido a la cama ya de día. Pienso a menudo que la noche es mucho más viva y de más ricos colores que el día.

Ahora, por lo que se refiere a recuperar el dinero por mi pintura, no me preocupo, pues el cuadro es uno de los más feos que he hecho. Es equivalente, si bien distinto, a Los comedores de patatas.

He intentado expresar las terribles pasiones humanas mediante el rojo y el verde.

La sala es rojo sangre y amarillo apagado, con una mesa verde de billar en el centro; hay cuatro lámparas de color amarillo-limón con un resplandor anaranjado y verde. Por todas partes se nota un choque y contraste entre los más dispares rojos y verdes de las figuras de los pequeños pícaros que dormitan; en la vacía y triste sala, el violeta y el azul. El rojo sangre y el verde-amarillo de la mesa de billar, por ejemplo, contrastan con el suave y tierno verde Luis XV del mostrador, sobre el cual hay un ramillete de flores color de rosa. El ropaje blanco del dueño, despierto en un rincón de esta hornaza, se vuelve amarillo-limón, verde pálido y luminoso.

[…] El tema es tremendamente difícil, mas por eso mismo quiero superar el problema. Es terrible, esas casas amarillas bajo el sol, y la incomparable limpidez del azul. Y todo el terreno es también amarillo. Te enviaré después un dibujo mejor que este imperfeto bosquejo salido de mi cabeza.

La casa de la izquierda es rosa, con persianas verdes, quiero decir la que está a la sombra del árbol. Es el restaurante donde como todos los días. Mi amigo el cartero vive al final de la calle, a la izquierda, entre los dos puentes del ferrocarril. El café de noche que he pintado no aparece en el cuadro, está a la izquierda del restaurante.

Théo, preocupado por la soledad y la enfermedad mental de su hermano, invitó a Gauguin a vivir en Arlés, quien se convirtió en el único artista y amigo de Van Gogh que formó parte de esta comunidad. En diciembre de 1888, Gauguin y Van Gogh tuvieron una fuerte discusión que acabó con la auto-mutilación de Van Gogh, donde se cortaría su oreja izquierda.

Estos eventos quedan registrados en el auto retrato de la oreja vendada de Van Gogh.

Creo que Gauguin quedó descorazonado con la buena ciudad de Arlés, con la pequeña casa amarilla donde trabajamos, y específicamente conmigo. De hecho ambos tuvimos dificultades que vencer. Pero estas dificultades están dentro de nosotras ahora, y no fuera. Realmente creo que se irá para siempre o se quedará para siempre.

Consciente de su enfermad, se hospitalizó en mayo de 1889 en Saint-Paul de Mausole, la casa de locos en Saint-Rémy. Aquí comienzan los últimos quince meses de su vida. Théo fue el encargado de pagar por una habitación extra en el asilo, que se convertiría en el estudio de Van Gogh.
En sus escritos habla con Théo sobre su hospitalización.

Quería contarte que creo que he actúado bien viniendo aquí. En primer lugar, viendo la realidad de la vida de los diversos locos y lunaticos en esta casa de fieras, estoy perdiendo el vago temor, el miedo a la cosa. Y poco a poco puedo empezar a ver la locura como una enfermedad como cualquier otra. Entonces, el cambio de ambiente me viene bien, creo.

Van Gogh creó la mayor parte de sus obras más reconocidas durante el tiempo que pasó en el asilo de Saint-Rémy, así como una gran producción de bodegones.

 

[…] Yo no digo, después de toda una vida esforzada, llena de búsquedas, de lucha cuerpo a cuerpo con la naturaleza, que no se deba correr ese peligro; mas en lo que a mí se refiere, no me quiero romper la cabeza con esas cosas. Me he pasado todo el año acariciando la naturaleza, pensando más bien poco en el impresionismo, en esto o en lo de más allá. Sin embargo, una vez más he querido alcanzar estrellas demasiado grandes –otro fracaso–; ya tengo bastante.

Así pues, trabajo actualmente entre los olivos: buscando los variados efectos de un cielo gris contra una tierra amarilla, con la nota verdinegra de las hojas; luego, es la tierra y el follaje violáceos contra un cielo amarillo; después, la tierra rojo-ocre y el cielo de un color verde-rosado. Sin duda, esto me interesa mucho más que las abstracciones mencionadas más arriba.

En enero de 1890, Van Gogh recibió buenas noticias: su cuadro El viñedo rojo fue vendido por 400 francos. Este cuadro se convirtió en el único que Van Gogh vendió mientras estaba vivo.
En mayo de ese mismo año Van Gogh dejó Saint-Rémy después de haber pasado un año en el asilo de la ciudad y fue a Auvers-sur-Oise, un pueblo cercano a París. Aquí pasaría sólo tres meses. Tanto él como Théo acordaron que sería más conveniente que viviera cerca y se sometiera a los cuidados de un doctor.

Los trabajos que Van Gogh produjo en Auvers se encontraban entre sus más queridos, pero al final éstos planteaban más preguntas que respuestas: de nuevo el estilo de Van Gogh se movía en una nueva dirección.

Campos de Cordeville, 1890. Vincent Van Gogh. Fuente: The Vincent Van Gogh Gallery
Campos de Cordeville, 1890. Vincent Van Gogh. Fuente: The Vincent Van Gogh Gallery

Vincent Van Gogh murió en julio de 1890 debido a un disparo, algo que aún genera discusión.

La última carta de Van Gogh a su hermano Théo se encontró tras su fallecimiento. Éste la encontró en el bolsillo de su hermano, y contenía intensas declaraciones del artista.

[…] Tomé un riesgo en mi propio trabajo y arruinó mi cordura […]

 


Referencias bibliográficas

Imágenes tomadas de

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s